Es sólo con el corazón que uno puede ver correctamente. Lo esencial es invisible a los ojos.