"(...)Aunque los sabios al morir sepan que la tiniebla es justa, porque sus palabras no ensartaron relámpagos.
 No entran dócilmente en esa noche quieta. (...)"- Thomas Dylan