Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Miér Nov 26, 2014 4:57 am

Esperandolo con muchas ansias gracias por traducirlo.

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 27, 2014 11:30 am

Estoy deseando poder leerlo!

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 27, 2014 12:14 pm

Acabo de leer el primer capítulo y lo único que me ha hecho es sentir que hasta que no lo lea no parere!

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por karenvilla el Jue Nov 27, 2014 2:31 pm

Muchas gracias por el capítulo, me gusto mucho
karenvilla
Edad : 27

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Jue Nov 27, 2014 4:06 pm

El capitulo esta extemadamente genial te deja con ganas de leer mas

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Dai Alvarado el Jue Nov 27, 2014 5:29 pm

OGM!! este libro va a estar de muerte!!


Dai Alvarado
Edad : 27
Localización : en todos lados :)
http://viviendodentrodelaspaginas.blogspot.com/

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por rubisela el Jue Nov 27, 2014 8:02 pm

loo qiiieroo leer Sad


R U B' What a Face 
rubisela
Edad : 24

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por natycat563 el Vie Nov 28, 2014 11:31 am

gracias por el capítulo!!! me muero x leer st libro. Alguien lo tiene en inglés en versión digital que lo pueda compartir conmigo? Lo agradecería un montón :-)


I love you NaThi I love you
natycat563
Edad : 26
Localización : Quito, Ecuador

Volver arriba Ir abajo

seventh grave and no body

Mensaje por Adaly el Vie Nov 28, 2014 6:37 pm

@natycat563 escribió:gracias por el capítulo!!! me muero x leer st libro. Alguien lo tiene en inglés en versión digital que lo pueda compartir conmigo? Lo agradecería un montón :-)
 Hola!! Lo tengo en formato epub, pero como te lo paso??
Adaly
Edad : 28

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Rednai el Sáb Nov 29, 2014 8:52 pm

Saben si van a traducirlo en la pagina ?


I have so many book boyfriends. I´m practically a book slut


—No soporto ver a otro hombre tocarte, Violet. —La voz de Park fue dura.
Violet no podía respirar.
—¿Por qué?
—Porque yo estaba pensando en ti como si fueras mía. Park and Violet de Marian Tee
Rednai
Edad : 19
Localización : Mar del Plata, Buenos Aires.

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por natycat563 el Miér Dic 03, 2014 2:28 pm

@Adaly escribió:
@natycat563 escribió:gracias por el capítulo!!! me muero x leer st libro. Alguien lo tiene en inglés en versión digital que lo pueda compartir conmigo? Lo agradecería un montón :-)
 Hola!! Lo tengo en formato epub, pero como te lo paso??
hola!!! me lo quieres mandar a mi correo porfaaaaaaa???  es natycat563@hotmail.com.
muchisisisisisisimas gracias!!!!


I love you NaThi I love you
natycat563
Edad : 26
Localización : Quito, Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por nur_palmira el Miér Dic 03, 2014 4:11 pm

Me encanta esta serie. Muchas gracias por traducirla.

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Mila el Jue Dic 04, 2014 11:36 pm

Muero de ansias!!!! muchas gracias por el capi, ahora solo queda esperar 


~ Mila Farrow ~


Edad : 27
Localización : Viajando en Sirona, junto a Daniel...

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por lufera el Vie Dic 05, 2014 8:54 pm

gracias
lufera
Localización : medellin

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por annabeth23 el Sáb Dic 06, 2014 6:54 am

gracias por el capitulo

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 08, 2014 3:29 pm

Hola, teneis una fecha prevista para publicar la traducción del 7º???

Gracias

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Gwendolyn Sheperd el Lun Dic 08, 2014 8:48 pm

Leí los otros 6, es uno de los mejores libros que voy leyendo; no puedo esperar para leer este.
MUCHÍSIMAS GRACIAS POR TADUCIRLOS
Gwendolyn Sheperd
Edad : 17

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Mar Dic 09, 2014 11:13 am

@C_Kary escribió:Yo también lo tengo en inglés Giulicarora y esta buenísimo    

Este es un adelanto capítulo 1 del libro 7    :



Seventh Grave and No Body (Charley Davidson #7)


A menudo cuestiono mi cordura.
de vez en cuando, me responde.
—Camiseta



Si la mujer gritando desde el asiento trasero del SUV negro de la Agente Carson no estuviera ya muerta, la habría estrangulado. Con mucho gusto. Y con mucha exuberancia. Pero, por desgracia, mi Mejor Ex Amiga Jessica estaba muerta, y despotricando sin cesar sobre cómo su muerte fue totalmente mi culpa. Lo que no era cierto. Fue sólo en parte mi culpa. Yo no fui quien la pateó fuera de un elevador desde el piso siete. Aunque estaba empezando a desear haberlo hecho. Por lo menos entonces yo hubiera tenido una razón para escuchar su arp ad nauseam. La vida era demasiado corta para esta mierda.

Después de rodar mis ojos a todo lo que daba dentro de mi cabeza, casi sacándolos de sus órbitas, miré a mi conductor y la dueña de dicho SUV, la Agente Carson. En realidad, era la agente especial del FBI Carson, pero de esa forma eran demasiadas silabas en mi libro. Traté de hacerla cambiar su nombre por el de Sac—o incluso FBISAC, así podríamos llamarla Phoebe para hacerlo mas corto—pero ella no quería nada de eso. Su pérdida. No sabia cuánto tiempo podría ahorrarse si no tuviera todas esas sílabas con las que tratar.

Afortunadamente para SAC, ella no podía oír a Jessica, pero a la otra entidad sobrenatural en el auto—el Sr. Reyes Alexander Farrow, el trozo caliente de hombría corpórea sentado en el asiento del medio del largo SUV—definitivamente podía. Era su culpa, sin embargo. Él fue quien había insistido en jugar de guardaespaldas desde que nos enteramos que un grupo de perros del infierno se había escapado por debajo de las puertas fundidas  y estaban en camino a este plano para rasgarme miembro por miembro.

Como táctica de distracción—desde que tenía la capacidad innata de visualizar mi propio desmembramiento en un grado alarmante— estaba trabajando en algunos de los casos fríos que SAC me había pedido que investigara, para ver si algo llamaba mi atención. Y la carpeta de diez años de edad que contenía un múltiple asesinato sin resolver definitivamente llamó mi atención.

Bueno, está bien,  todo llamó mi atención, pero éste parecía tirar de mí. Atrayéndome. Me rogaba que lo resolviera. Cinco personas—dos adultos y tres adolescentes—habían sido asesinados una noche mientras se preparaban para abrir un campamento de verano para niños con necesidades especiales. Cada uno fue apuñalado varias veces y fueron encontrados en un mar de sangre por otro supervisor del campamento a la mañana siguiente. Otra niña, la única hija de los dos adultos, nunca fue encontrada.

El único sospechoso que habían tenido era un hombre sin hogar que rebuscaba en los campings de la zona, robando comida de los campistas cuando iban a caminatas o dormían. Pero la unidad de medicina forense no encontró ninguna evidencia que lo vinculara a la escena del crimen. Ni una huella digital. Ni una gota de sangre. Ni un solo mechón de pelo del sospechoso.


Y entonces el caso nunca fue resuelto. Hasta ahora. El FBI había finalmente acertado y puesto a Charley Davidson en la tarea de llevar al asesino ante la justicia. Porque eso era lo que Charley hacia. Llevaba asesinos ante la justicia. También encontraba perros perdidos, exponía esposos infieles, y rastreaba asaltos ocasionalmente. Y rara vez se refería a sí misma en tercera persona.

Tenia un par de otras especialidades también. Sobre todo porque había nacido como ángel de la muerte. Podía ver gente muerta, por su parte, un hecho que me ayudaba a resolver muchos casos. Agrega lo fácil que era para mi resolver los casos en que podía preguntar a la victima de la novela policíaca. No es que siempre podía confiar en la ventaja natural. Algunas personas no sabían quien los había asesinado. Eso era poco frecuente, pero sucedía. Un cerebro traumatizado era un cerebro complicado. Aún así, tengo buenas intel la mayor parte del tiempo.

En este caso, sin embargo, las posibilidades de encontrar a los difuntos pasando el rato en la escena del crimen donde habían muerto diez años atrás eran escasos. Valía la pena intentarlo de todos modos, que fue por lo qué había accedido dejar que SAC me recogiera a la  intempestiva hora de las 6 am para mostrarme la escena del crimen de primera mano. Junto a mí, sin embargo, estaba un poco de equipaje, y sentada en los dos asientos traseros. Jessica, mi  ex Mejor Amiga, me culpaba de su muerte. Ad nauseam. Reyes, mi prometido, me culpó de su mal humor. Elegí no hacerle caso a ninguno de los dos.

"La vista es preciosa," dije cuando terminamos aparcando en las montañas Jemez. El sol apenas estaba limpiando las copas de los árboles, emitiendo un brillo de color naranja sobre nosotros. El pino y enebro brillaban con el rocío de la mañana, sus sombras deslizándose por la ventana mientras nos adentrábamos. No había una gran cantidad de verde en Albuquerque, así que el hecho de que todo esto estaba sólo a una hora aturdía mi mente. Me encantaba Jemez.

"¿Verdad?" SAC estuvo de acuerdo. "Mi padre solía traernos hasta aquí en su motocicleta"

"Pero ¿no es toda tierra de reserva? ", Le pregunté. "¿Cómo el FBI obtiene jurisdicción?"

"La ley tribal es complicada," dijo ella, su melena marrón sacudiéndose cuando miró por su retrovisor por enésima vez esta mañana. Pero ella no estaba mirando el tráfico. Ella estaba comprobando al hombre hosco detrás de ella. "En un caso como éste, nosotros en realidad tendríamos jurisdicción, pero el camping no es en tierra del pueblo. De cualquier manera, sólo tiene sentido traer a autoridades externas. Uno de los adolescentes era nativa americana, que es un asunto completamente diferente, pero el consejo de la tribu estuvo más que feliz de que hiciéramos la investigación ".

Ella apretó su agarre en el volante, su mirada lanzándose de nuevo por el retrovisor. No podía culparla. Reyes ciertamente era algo para mirar. Desde que podía sentir las emociones irradiando de la gente como otros podrían sentir el clima, sentí cada infusión de calor que corrió a través de ella con su cercanía. Él le afectó como el té caliente en un día de invierno, pero ella lo escondió bien. Tenia que felicitarla por eso. Ella tenía curiosidad acerca de él, pero estaba en guardia. Desde que Reyes, oscuro y peligroso, era un enigma incluso para mí, SAC estaba siendo inteligente manteniéndose en guardia. Pero no se podía negar el magnetismo crudo, el encanto sensual que inconscientemente enviaba en olas dulces y pulsantes.

O eso, o yo estaba ovulando.
No, espera. No había posibilidad de eso. Esto era él. Un efecto secundario de ser creado por el ángel mas hermoso caído desde los cielos, forjado en los fuegos del pecado y la degradación. Todas las cosas por las que una madre te advierte.

Luché para no echar un vistazo cada pocos segundos yo misma. Pero sólo por si acaso, decidí correr el riesgo de una rápida mirada. Saqué mi teléfono, encendí la cámara para una selfie, y lo enfoqué en el hombre sentado en el asiento del medio. Él estaba apoyado en una esquina, vigilando a través del asiento, con un brazo echado sobre la parte traseral, mirándome desde debajo de sus pestañas. Estudiándome.

Levanté mi barbilla una muesca, negándome a ser afectada por su sombría, mirada melancólica. Yo estaba tan enojada con él como él conmigo. Desde hace dos semanas, él había insistido en acompañarme a todas partes, renunciando a sus responsabilidades en el bar de su propiedad para ser mi niñera.
Por supuesto, ahora estaba llevando a su bebé, y ella era una especie de gran cosa. Destinada a salvar al mundo y todo. Así que no podía estar demasiada enojada. Y él era malditamente agradable a la vista, incluso cuando fruncía el ceño. De hecho, si yo fuera totalmente honesta, admitiría que eso sólo añadía al encanto que era Reyes Farrow. Maldita sea. Cuando yo fruncía el ceño, me veía estreñida. Déjale al hijo
de Satanás devolver un ceño fruncido en materia de fantasías.

No era como si tuviera una razón para estar enojado conmigo, sin embargo. No tan enojado, de todos modos. Yo había tratado de escaparme del apartamento sin él, para ir a este caso con el agente Carson sola y conseguir un poco de tiempo de chicas. Pronto me di cuenta de que era lo que no debía hacer. Él me lo había dicho repetidamente antes de haber llegado fuera de la entrada del edificio, recordándome que los Doce, también conocido como los perros del infierno antes mencionados, quemaban sobre mis talones. Pero incluso si lo hicieron a través del vacío del olvido que residía entre el infierno y este plano, e incluso si se las arreglaban para escapar a esta dimensión, todavía tendrían que encontrarme. Y demonios, incluso los perros del infierno, tenían sus limitaciones en este plano.

Así, después de una charla de diez minutos que involucró a Reyes reiterando—repetidamente—y yo tocando mi pie con impaciencia, la Agente Carson se detuvo en su SUV. Nosotros nos subimos en su vehículo oficial peleándonos entre nosotros, pero rápidamente le expliqué que Reyes, mi prometido, tenía ansiedad por separación.

Ella lo tomó bien. Ella fue supercool en eso. La mayor parte del tiempo. Hubo una excepción, cuando me había amenazado con hacerme arrestar y prometió que me gustaría pasar el resto de mi vida en prisión si no cooperaba plenamente. Como si no hubiera cooperado sin sus amenazas. Además de un pequeño incidente—y tal vez dos más donde yo había pensado que iba a dispararme en la cara o abandonarme en China—ella estaba llena de bondadosa marshmallowy. Y Reyes parecía ser la fogata que derritió su centro cremoso. Ella estaba caliente. Realmente caliente. Y su calidez me estaba dando calor. Un montón. No podría estar 100 por ciento, pero estaba bastante segura de que estábamos en medio de un ménage.

"Como si"—Jessica el alma en pena dijo desde el asiento trasero—"Eso no fuera suficientemente malo, nunca voy a casarme. ¡Nunca! ¿Sabes lo que se siente? "Su largo cabello pelirrojo se sacudió tanto como mis manos. La abstinencia de cafeína apesta, como se evidencia por el temblor de mis miembros. Pero ella estaba vibrando de cólera. Un tipo vengativo, rencoroso de rabia que convirtió sus iris de color avellana a una sombra brillante de color verde.

Jessica y yo habíamos sido mejores amigas en la escuela secundaria hasta que cometí el error de decirle que no sólo lo que podía—Ver gente muerta—sino también que era—el ángel de la muerte. Había aprendido eso último sólo cuando una figura con túnica, un ser incorpóreo que utilizó para verse grande y malo, se acercó a mí en el baño de las chicas y me lo dijo. Esa figura con túnica resultó ser Reyes, me enteré de eso una década más tarde. Yo todavía tenía que enfrentarme a él por eso. ¿Qué estaba haciendo en el baño de las chicas en primer lugar? Pervertido.

Jessica no manejó bien mi admisión. Yo había pensado que ella estaba hecha de bondad y fuerza antes del día en que ella se volvió hacia mí. El miedo la transformó en algo que no reconocí. Su vehemencia, su ira y la traición, me robó el aliento. Lloré durante días—no delante de ella, por supuesto; nunca delante de ella—y me hundió en una profunda depresión de la que me llevó meses recuperarme.

Cuando ella comenzó a aparecer en el bar de Reyes, no la había visto desde la secundaria. Un montón de mujeres comenzaron a aparecer en el bar cuando Reyes se lo compró a mi padre. Tristemente, Jessica no había cambiado. Ella todavía me odiaba y aprovechó todas las oportunidades para ser rencorosa y manipuladora delante de sus amigas. Cuando un famoso señor del crimen la confundió con una amiga mía y la secuestró, utilizándola como rehén para obligarme a hacer un trabajo para él, los acontecimientos no habían terminado bien. ¡Y yo que pensaba que ella me odiaba antes!

Así, en un vehículo con cuatro personas, tres de nosotros estábamos enojados. Me sentí como irrumpiendo en un coro de "One of These Things (Is Not Like the Other)," pero dudaba que nadie excepto a mi le gustaría conseguirlo, sobre todo porque la Agente Carson no sabía la verdad sobre mí. Y ella no tenía idea de que había una difunta loca dando un paseo con nosotros antes de su viaje inevitable al infierno. Seguramente ella iba al infierno. Jessica no había sido una buena persona. Tiene que haber una parte especial, inferior volcánica del infierno que se partía y dejaba de lado a las personas que no eran del todo malo, sólo un poco vengativas. Podrían llamarlo la sala reina del drama. Sería un gran éxito.
? Escuchando el despotricar de Jessica acerca de cómo iba a ser una solterona para siempre—¿La gente todavía usa esa palabra?—me decidí a mandarle un mensaje de texto a mi mal humorado prometido:

¿Puedes hacer algo acerca de eso?

Excavó por su teléfono en su bolsillo, un acto que era tan extrañamente sexy, que me hipnotizó durante vendidos tres segundos, a continuación, leyó mi misiva. Su rostro permaneció impasible mientras escribía.
Un segundo después, mi teléfono sonó.


¿Por qué habría de hacerlo? Te está poniendo caliente.

¿Qué? Me volví y lo apuñalé con una expresión horrorizada, después le di la espalda, los dedos volando sobre el teclado:
Tipo equivocado de calor, señor. Este tipo de calor deja cuerpos a su paso. Toma prisioneros. Es muy. . . irritable.

"El minuto en que intentes casarte", Jessica continuó su diatriba de nunca acabar, un zumbido de amenazas y quejas, algo así como me imaginaba que la vida de un agente del IRS podría ser: "Voy a rasgar tu vestido en trizas la noche anterior del día de la boda y, y—"
Al parecer Reyes estaba recibiendo suficiente también. Me ofreció un guiño rápido, sus ridículamente largas pestañas haciendo que sus ojos color moka brillaran por el sol de la mañana, y luego lanzaron una mirada asesina por encima de su hombro. Los ojos de Jessica se abrieron ante su atención sin precedentes, y los ladridos se detuvieron de inmediato. Decidió hacer pucheros en silencio, dejó que su ardiente cabello rojo cayera sobre sus hombros mientras cruzaba sus brazos en su pecho y miraba por la ventana.
Con una sonrisa de satisfacción, escribí:
Te lo debo.

Lo sé.


¿Recibes pagos en cuotas?

Tengo varios planes de pago. Podemos negociar los detalles cuando lleguemos a casa-
Mi interior saltó de alegría. Gawd, era difícil permanecer enojada con él.

Trato hecho.

"Así que, ¿de dónde eres?" Preguntó la Agente Carson a Reyes. "¿Originalmente?"
Me di la vuelta para mirarlo de nuevo, esta vez inmovilizándolo con una mirada de advertencia. Carson era un agente del FBI, pero yo estaba siendo cautelosa. Seguramente ella no se daría cuenta de mi amenaza silenciosa.
Él estudió mi boca, ni un poco preocupado por mi mirada de advertencia, luego dijo al fin, "Aquí y allá".
Me relajé contra el respaldo del asiento. No dijo el infierno. Gracias a Dios que no dijo el infierno. Siempre era difícil de explicar a los amigos cómo, exactamente, tu novio nació y se crió en las llamas eternas de la condenación. Cómo su padre era, de hecho, el enemigo público número uno. ¿Y cómo se había escapado del infierno y nació en la tierra como un ser humano para estar con su verdadero amor?. Tan romántico como sonaba todo, era difícil de articular sin obtener la visita de los hombres con redes de mariposa.

"¿Has estado en Albuquerque mucho tiempo?", Le preguntó.

Ahora ella estaba de pesca. Ella sabía quién era. Todo el mundo sabía quién era. Había sido una especie de celebridad local cuando el estado lo liberó de la prisión por matar al hombre que lo había criado. Ellos realmente no habían tenido otra opción cuando dicho hombre se presentó vivo y bien. Reyes tuvo que romper su columna vertebral, pero él todavía estaba vivo y respirando. ¡A través de un tubo! Esa fue la mejor parte. Aún así, todas las noticias acerca de una condena injusta de Reyes le hacían bastante popular. No tan popular como Heisenberg y Pinkman, pero uno podría esperar.
"En la medida que puedo recordar", dijo en respuesta a su pregunta.
"Compró el bar de papá," le dije, cambiando de tema.

"He oído eso," ella dijo. Ella había hecho su tarea. Probablemente sabía su número de zapato y cómo tomaba su café.

Café.

Empecé a babear ante la idea. Habían pasado varias horas desde la última vez tuve una taza de café. Había leído un par de días atrás que la cafeína era malo para los pequeños bebés en crecimiento y tuve que mentalizarme a mí misma para no tomarlo. Yo no iba a hacerlo. De ninguna manera. No se cómo. Simplemente no iba a suceder.
"Por lo tanto, te estas ajustando?", Preguntó a Reyes, refiriéndose a su vida en el exterior.
"¿Qué hay de AC?" Le pregunté, cambiando de tema de nuevo. Sentí a Reyes tensarse con sus preguntas indiscretas pero ella solo era curiosa. Seguramente él lo sintió con tanta claridad como yo lo hice. Por otra parte, no habíamos tenido la mejor mañana. Probablemente era mejor no presionar.
"¿Qué?", Preguntó ella.
"Su nombre. Agente especial Carson es bastante impersonal, teniendo en cuenta todo lo que hemos pasado, ¿no crees? Y has frustrado repetidamente mis intentos de cambiar tu nombre por el de SAC ".
"Tienes suerte de que te hubiera frustrado. Es un crimen cambiar el nombre de otra persona sin su consentimiento ".
"Detalles." Le agité una mano. "Lo que estoy recibiendo..."
"Kit", dijo, interrumpiéndome.
"¿Kit?", Le pregunté, más bien aturdida.
"Ese es mi nombre."

"Su nombre es Kit Carson?"

Ella se mordió la mandíbula duramente, y dijo entre dientes: "Sí. ¿Hay algo de malo en eso? "
"No. No, en absoluto. "Lo rodé mi lengua. "Me gusta. Kit Carson. ¿Porque eso suena tan familiar? "
"No me lo puedo imaginar."
"Por lo tanto, ¿puedo llamarte kit?"
"Sólo si quieres ser arrestada."
"Oh."
Su boca se suavizó. "Es una broma. Por supuesto, puedes llamarme Kit. Puedes llamarme George si quieres. Cualquier cosa, siempre y cuando dejes de llamarme SAC ".
"Me gusta George, también," dije, "pero ya he nombrado a la ducha de Reyes George. Me temo que sería confuso si alguna vez le preguntara a Reyes algo como, '¿Has limpiado las perillas de George?' "Levanté las cejas hacia ella. "Ves a dónde voy con eso?."
Un ligero rubor se apoderó de su rostro. "¿Qué tal si quedamos con Kit?".
"Funciona para mí."
"¿Estás bien?", Preguntó, y yo seguí su línea de visibilidad directa a mis manos.
Lo sabía. Me veía como si hubiera dejado el crack . "Oh, sí, estoy bien. Acabo de dejar la cafeína ".
Ella parpadeó sorprendida un sólido minuto antes de recuperarse. "Ah, bueno, eso explicaría la falta de café. Es raro verte sin una taza en la mano ".
"Se siente raro."

"¿Y?"
Le pregunté con una peculiaridad de mi frente.
"¿Vas a explicar? ¿Por qué lo hiciste, de todas las personas, dejar la cafeína? "
Después de una rápida mirada por encima de mi hombro, le dije: "Estamos embarazados."
Kit tuvo una reacción de reflejo hasta la rodilla a ese pedacito de noticia. Como, literalmente. Su rodilla se sacudió y golpeó el volante, enviándonos toda velocidad hacia el tráfico. O lo hubiera sido si hubiera habido algún tráfico en ese momento.
Corrigió el volante, respiró profundamente y luego dijo: "De ninguna manera. De verdad?Tu? Una mamá? "
La miré boquiabierta. "Qué demonios? Yo puedo ser una mamá. Voy a hacer una gran mamá ".
"Oh", dijo ella, tratando de no parecer tan sorprendida. "No, tienes razón. Vas a hacer una gran mamá. Vas a tomar clases, sin embargo, verdad? Aprender lo necesario? "
"Haré esto. Me voy a comprar un pez de colores. Trataré con eso un tiempo. Ya sabes, comenzar con algo pequeño y trabajar mi camino hasta un niño ".

"Estas comparando la crianza de un pez de colores con criar a un niño?"

"No." Me estaba poniendo a la defensiva, aunque su reacción instintiva había sido perfecta. Pude pensar en al menos diez personas mas calificadas para ser una madre que moi. "Sólo estoy diciendo, si puedo mantener a un pez de colores vivo, seguramente puedo mantener vivo a un niño."
Ella ahogó una risita detrás de una tos falsa. Eso era original. "Te das cuenta de que hay más en la crianza de un niño que mantenerlo con vida?"
"Lo hago de hecho," dije, sonando con mas confianza de la que sentía. "Créeme, tengo esto."
"Y una vez que hayas hecho tu camino hasta un niño, ¿A dónde vas a sacar el niño? Ya sabes, para practicar con el? "
"Yo no había pensado en eso antes. Me centraré en los peces de colores ".
"Ah. Buena idea. "Dijo ella, pero no quiso decir eso. Pude verlo.

Me di la vuelta para mirar a los árboles mientras Jessica intervino desde el asiento trasero. "Ese pobre niño. ¿Tenerte como madre? Hablando acerca de cruel e inusual ".

Reyes debe haberle disparado otra mirada, porque ella se calló. No estaba segura de por qué se molestaba. Jessica tenía razón. Y aunque la agente Carson había estado bromeando, ella todavía tenia razón: Yo no sabía nada acerca de ser una madre. El único ejemplo que he tenido fue el de una bruja con piel de lobo, una madrastra que pensó más en sus begonias que en mí.
¿A quién estaba engañando? Este niño estaba en un gran problema.
Una pesadez se presionó en mí. La misma pesadez que había estado presionando desde que me enteré de nuestro pequeño bollo en el horno. El embarazo fue un accidente, por supuesto. No habíamos estado practicando el sexo seguro por un largo tiempo, pero ¿quién hubiera pensado que Reyes podría dejarme embarazada? Él era el hijo de Satanás, por amor de Dios. Imaginé que era una imposibilidad.
Entonces, Satanás era el abuelo de nuestra hija. Su padre fue creado literalmente en el infierno. Y su madre trabajaba a tiempo parcial como ángel de la muerte. Eramos la definición misma de la disfuncionalidad, y eso en un buen día. Yo usualmente veo la pistola medio llena, pero esto simplemente no era una situación prístina. Nada acerca de su entorno estaría a salvo. He causado más problemas que la gonorrea.
Mi teléfono sonó. Miré hacia abajo al texto de Reyes:

Mírame.

Yo no quería. Tenía que sentir lo que yo estaba sintiendo, y probablemente sintió pena por mí. Posiblemente incluso estaba a la defensiva. Pero tanto Kit como Jessica estaban en lo cierto.
Él se sentó a esperar pacientemente a que me diera la vuelta. Me tragué mi duda  y volví a mirarlo por encima del hombro.
Para mi sorpresa, su expresión se había endurecido. Me estudió con una tormenta crepitante brillando en lo más profundo de sus iris. "Detente", dijo, con su voz suave, peligrosamente suave, que tuve que esforzarme para oírlo. Extendió la mano y corrió un pulgar por mi labio inferior. "Je inclinó de Meest krachtige magere hein ooit en je je zou puerta Meningen van anderen aan het wankelen laten brengen?"

Traducción: "Tú eres la más poderosa ángel de la muerte que jamás haya existido, y dejas que las opiniones de los demás te hagan dudar de ti misma?"

Respuesta: Eso parece.
Levanté mi barbilla y metí un mechón marrón detrás de mi oreja. Él me había dicho una docena de veces quera era—la más poderosa ángel de la muerte de todos— pero ninguno de ellos, ni un solo ángel de la muerte que vinieron antes de mí, había conseguido embarazarse. Estábamos abriendo nuevos caminos aquí, y él acaba de tener que lidiar con mis inseguridades. Normalmente, no, yo no dejo que las opiniones de los demás me hagan dudar, pero yo seguía, después de todo, siendo humana. Al menos en parte. Y ser madre era un asunto serio.

El hecho de que él estaba hablando holandés no se perdió para mí. Era como el me había llamado: Holandesa. Como me había llamado desde el día en que nací. Pero yo nunca lo había oído hablar así, y la hermosa lengua extranjera expresada con su suave, profunda voz lo hizo sentir como caramelo caliente en mi boca.

Bajó los párpados y me miró desde debajo de sus espesas pestañas, mi respiración se agitó. Se extendió con su calor, como zarcillos de fuego líquido, y se apoderó de mí. Agrupándose en mi abdomen. Fundiéndose entre mis piernas. Se repartieron involuntariamente, como si fuera a darle permiso para entrar. Pero ahora, sin duda no era el momento.
"Detente," le susurré, haciendo eco de su mando.
Un hoyuelo apareció en una esquina de su boca. "Maak mij."
"Obligame", había dicho, el reto brillante de entre sus pestañas era casi mi perdición.
"Esto es todo", dijo Kit, ya sea inconsciente de nuestros flirteos o eligiendo ignorarlos.
Justo cuando ella detuvo el coche en una entrada de tierra a los campamentos, mi teléfono sonó. Era Cookie.

Di una profunda ración de aire de refrigeración cuando respondí, fingiendo que mi prometido no estaba tratando de seducirme. No podía llevarlo a ninguna parte. "Hey, Cook."

Cookie Kowalski no era sólo mi mejor amiga en el planeta Tierra, sino también mi asistente de investigación slash recepcionista que se iba a convertir en una skiptracer fantástica. Y ella era mi vecina para iniciar, que cocinaba una enchilada promedio. Tan caliente que mis papilas gustativas se estremecieron durante días después de comer los-
aka, perfecto.
"Hey, jefa. ¿Cómo te va? ", Preguntó.
Normalmente tomamos café cada mañana y discutimos los asuntos del día, pero lo habíamos dejado tan temprano, que no le pude explicar que no podía tomar un café con ella. Y que nunca podía llegar a tomar un café con ella otra vez. El pensamiento me envió en una depresión profunda y oscura, una en la que me acurruqué en una bola y canté canciones de espectáculo a mí misma. Entonces me acordé de que era

sólo por otros ocho meses más o menos. Tal vez yo tendría suerte y el pequeño bollo en el horno le gustaría saltar un par de semanas antes. Tendría que hacer saltos y correr un par de triatlones cuando llegara a la etapa-Ballena varada.

"Estoy investigando un caso abierto con el agente Carson. Qué pasa? "
"Oh, siento molestarte, pero tu tío llamó. Él tiene un caso para ti ".
Kit se detuvo en la puerta principal, apagó el SUV, y comenzó a hojear en su maletín.
"No te molestes, pero el tío Bob puede morderme. No voy a hablar con él. "Yo estaba un poco irritada por el momento con mi tío, un detective de la policía de Albuquerque.
"Está bien, pero él tiene un caso para ti," dijo ella, con voz cantarina.
"No me importa."
"Es apropiado para ti. Ha habido una ola de notas de suicidio ".
"Eso no es lo mío. Eso es, como, a dos cuadras más allá de mi callejón ".
"Eso es cuando las personas que supuestamente escribieron esas notas han desaparecido."
Me enderecé. "Desaparecieron? ¿A dónde fueron? "
"Exactamente", dijo ella, con una sonrisa satisfecha en su voz. "Hasta tu callejón."
Maldita sea. Ella me tenía. Sentí más que ver a Reyes sonreír desde el asiento trasero. "Estaremos de vuelta en un par. Ponme al tanto entonces ".

"Está bien."

Colgamos mientras miraba la zona. El signo que se utiliza para anunciar la llegada de un visitante a los Cuatro Vientos al Campamento de Verano ahora estaba cubierto con placas que simplemente decían cerrado con unos signos publicados aquí y allí por si acaso.
Eché un vistazo al kit. "Me sorprende que hayan mantenido el campamento cerrado todo este tiempo."
Ella se encogió de hombros. "¿Enviarías a tu hijo a un campamento donde hubo un asesinato en masa?"
"Buen punto."

"Y supongo que es en parte por respeto también", continuó Kit. Hizo un gesto hacia la puerta de metal. "Vamos a tener que caminar desde aquí. La puerta está cerrada con candado y no tengo una llave ".

Desde nuestro mirador, todavía no podía ver las dependencias o el lago, pero sentí un suave tirón desde poco allá de la colina. Ciertamente, había algo allí.
Esto iba a ser complicado. Kit no sabía nada acerca de mis capacidades, por falta de un término mejor. Y después de mi fiasco de la escuela secundaria con Jessica, sólo varios de mis cercanos lo sabían. Incluso con ellos, lo había mantenido para mi misma todo el tiempo que fue posible. Así, la investigación de la escena del crimen tan cerca y con nada para distraerla a ella podría resultar pegajoso, como yo tendía a hablar con los muertos.

Esperemos, sin embargo, que mi plan funcionara. Si Reyes iba a acompañarnos, lo menos que podía hacer, era ser una distracción. Nos bajamos de la camioneta y yo asentí con la cabeza hacia él. Él asintió con la cabeza hacia atrás, aunque de mala gana, y estábamos oficialmente con un Misión: Episodio Imposible. Yo quería dar vueltas y tararear la canción del tema, pero no quería añadir a la ya baja opinión del Kit sobre mí.

Cerré la puerta y empecé la caminata por el sendero hasta el mismo terreno. Reyes pareció por arte de magia a mi lado, pero no insistió en el asunto de mi— gasp!—andando Lejos sin él. Él sólo iba a tener que lidiar con ello. Yo lo necesitaba para  distraer a Kit por si nos encontrábamos con algún muerto. Siempre puedo usar mi teléfono celular, pretender hablar con él cuando en realidad estaba hablando a un muerto, pero eso solo me llevaba muy lejos. A veces, la situación exigía un enfoque más asertivo. Por ejemplo, yo una vez tuve que poner a este tipo que murió en un asalto a una tienda de conveniencia en una llave de cabeza. Era muy incómodo, ya que habían varios policías que estaban cerca. Apenas escapé de una celda acolchada con eso, pero el tipo me dijo lo que tenía que saber, por lo que valió totalmente la pena.

Pero por alguna razón, no quería  que Kit viera algo así. Ella era buena gente. No quería que pensara que soy una loca de atar. Eso tendía a poner un freno a las relaciones.
Hicimos una excursión a través de follaje espeso y en exceso largo para llegar a un claro salpicado con edificios adyacentes y un pequeño lago. Los terrenos ante nosotros, una vez un campamento de verano próspero para los niños, eran ahora una serie de cabañas que se desmoronaban y vegetación descuidada.
"Esto no sucedió en viernes trece, ¿verdad?", Le pregunté, notando un pequeño bote de remos de madera en medio del lago, completamente vacío. Se mecía suavemente hacia adelante y atrás. Esto era mucho más espeluznante de lo que pensaba que sería.
"No," dijo Kit, caminando detrás de mí.

Di un paseo al claro iluminado por el sol, pisando con cuidado alrededor de un parche de tuna, y vi como algunos pequeños, todas niñas, saltaban la cuerda, jugaban a la rayuela en la tierra, creaban escaleras de Jacob de piezas gastadas de cadena, y caían de nuevo en la hierba, riendo hasta que sus vientres dolían.

La escena me recordaba a mi infancia. Mucho antes de que Jessica llegara, había tenido una mejor amiga así, se llamaba Ramona. Tenía la piel de color café oscuro y llevaba el pelo muy rizado en dos trenzas que se iniciaban detrás de las orejas y terminaban antes de tocar sus hombros. Se mantenían rectas hacia los lados más a menudo que no, y ese uno de mis recuerdos más preciados. Pensé que el sol brillaba sólo para ella. Su risa calentó hasta lo más profundo de mi alma.
Ella fue atropellada por un auto mientras montaba en bicicleta a mi casa cuando teníamos siete, pero seguimos jugando juntas durante años después, hasta que ella pensó que estaría bien si se iba. Cuando ella cruzó a través de mí, vi el verdadero significado del amor, y yo nunca lo he olvidado. No fue hasta que conocí a mi actual Mejor Amiga, Cookie Kowalski, que me di cuenta de que esa clase de amor puede existir más de una vez en la vida. Philia. Una profunda amistad desinteresada. Una lealtad de épicas

proporciones, en el que una está dispuesto a sacrificar cualquier cosa por la otra.

Y mirando a esas niñas, que seguramente murieron en circunstancias trágicas, vi esa clase de amor, ese tipo de cercanía, sin importar las circunstancias horribles que las unieron. Jugaron y saltaron y rieron como si sus vidas estuvieran llenas de cupcakes y algodón de azúcar.
"Es triste", dijo la agente Carson, teniendo la vista ante nosotros. "Verlo abandonado así. Descuidado. Tan completamente sin vida ".
"Explíqueme otra vez cuántas personas murieron esa noche", le dije.
Reyes se apoyó contra un árbol y miraba el cuadro sereno con una suave sonrisa en su rostro. Había olvidado lo mucho que le gustaba los niños. Pensaban que estaban bien. Sería un padre fantástico. Tal vez los longcomings podrían compensar mis cortos una vez que entráramos al reino sagrado de la paternidad.
"Cinco", dijo Kit. "Y una chica desapareció esa noche. Nunca la encontramos a ella ".

Asentí con la cabeza. "Algún sospechoso llamado Jason?"

Ella se mofó en voz baja. "No, pero había una señora Voorhees en nuestra lista de personas de intereses. Ella parecía preocupada. "Kit me miró un largo rato mientras yo veía una niña, un poco más joven que el resto, tomar un cauteloso paso más cerca de nosotros. Tenía el pelo sorprendentemente blanco con un corte pixie que hacía juego con su cara de muñeca, y llevaba un vestido que explotaba en una cascada de volantes azules. No era exactamente el atuendo que uno llevaba al campamento de verano. Pero una de sus cualidades más adorables eran sus orejas: Eran apegadas y un poco curvadas, y si creyera en duendes, juraría que era uno. O tal vez era un duendecillo de árbol.
"¿Qué?" Preguntó la Agente Carson, por fin, la duda y la curiosidad en su tono.

"¿Por qué quieres saber cuántas personas murieron cuando has estado en ese archivo con un peine de dientes finos?"

Me arrodillé, pretendiendo tomar una mirada más cercana a la tierra, como si yo fuera una especie de rastreador. Persuadí a la niña más cerca con una sonrisa. "Sólo doble comprobación," dije, abriendo una mano fuera de la línea de visión de kit. Habían muchos mas muertos aquí que aquellas cinco víctimas. Recorrí los jardines de nuevo cuando la niña tomó una decisión. Al menos ocho chicas jugaban en el campo que nos rodeaba. Posiblemente nueve.
La niña me miró, embelesada mientras observaba la luz brillante que siempre me rodeaba. Sólo los muertos y algunos otros seres sobrenaturales podían verlo. Yo no podía, sin embargo, pero era al parecer poco menos que increíble.
Reyes se arrodilló a mi lado, y la niña dio un paso cauteloso hacia atrás. Cuando miré hacia él, con la cabeza hacia la línea de árboles, donde otra niña estaba de pie en la sombra, oculta casi por completo detrás de un pino. Si no fuera por sus pálida camisa a rayas y pantalones cortos de color turquesa, yo no la habría visto.
Hice un gesto hacia Kit, y estuvo de acuerdo con otro movimiento de cabeza.

"¿Puedo ver el archivo de nuevo?" Le pregunté.

Ella me lo dio mientras Reyes se levantaba. Con espacio entre ellos, la niña se relajó visiblemente. Ella levantó una mano en el aire y se rió suavemente de algo que no pude entender. Su sonrisa era contagiosa. Reyes y yo cada uno vestíamos bastante similar.
"¿Te gustaría ver la escena del crimen?" Kit me preguntó, empezando a preguntarse qué estaba haciendo.
Era la transición perfecta. "Claro. ¿Puedes mostrarle a Reyes primero? Estaré allí en un segundo ".
Kit miró a mí y a Reyes y luego de vuelta, no segura de de qué pensar. Luego, con un encogimiento de hombros, ella lo guió hacia las cabañas.

La principal, probablemente donde se hacia la reunión de campo, era el único con leves restos de cinta de policía sobre el mismo. Las tiras andrajosas se balanceaban ligeramente en la brisa suave, removiendo la suciedad y los residuos por debajo de ellos. La mayoría de las ventanas se habían roto, y el techo estaba ligeramente torcido. La negligencia tenía una manera de envejecer un lugar.

Libre para hablar en privado, sorbí y guiñé un ojo a la niña delante de mí, que estaba tan absolutamente fascinada con mi luz. Antes de que pudiera ir al grano, Jessica se materializó a mi lado. Ella miró hacia las niñas. Habían dejado lo que estaban haciendo y ahora estaban observándonos. La mayoría estaban simples curiosas. Un par parecía retirarse. Probablemente desaparecerían antes de que pudiera preguntar cualquier cosa.
"¿Qué pasó?", Preguntó Jessica, asombrada.
"No estamos seguros", le dije. "Pero estamos trabajando en ello."

Otra chica, tal vez de nueve o diez años y que llevaba un traje seersucker, se unió a la niña mientras bailaba y jugaba. Viéndose como si estuvieran jugando a través de aspersores en una tarde de verano, se rieron y trataron de atrapar partículas de mi luz en sus manos, apretando el aire, y luego trayendolos cerca de sus ojos y mirando a escondidas en el interior. Luego estallaban en un ataque de risa. Mientras que yo no podía dejar de reír con ellas, Jessica se quedó confundida. Mortificada.

"No entiendo," dijo, sus cejas dibujadas en preocupación. "¿Qué pasó con ellas?"
"No sé, Jessica." Hojeé el archivo hasta que llegué a un artículo de prensa que incluía una foto del hombre sin hogar que había frecuentado la zona. La policía lo llevaba para interrogarlo y alguien había roto la foto. "Estamos tratando de averiguarlo." Sostuve el archivo abierto para las niñas. "¿Pueden ustedes responder a algunas preguntas para mí?" Les pedí.
La chica mayor se deslizó hacia adelante primero. La niña duende hizo lo mismo.
Después de señalar al sospechoso, pregunté, "¿Es este el hombre que te trajo aquí? ¿Él que te mató? "Fue una cosa horrible de decir, que tenia que decir, pero simplemente no había una manera delicada de decirlo. Una cosa que había encontrado ser correcta el 99 por ciento del tiempo era que los muertos manejaban mejor sus muertes que los vivos.
La mayor se inclinó, entrecerró los ojos y negó con la cabeza. Pero la niña duende asintió vigorosamente.

"Ese no es él", dijo la mayor.

"Lo es. Mira. "La niña duende señaló, pero cuando lo hizo, su dedo trazó en la columna de la noticia hasta que llegó a una cifra en el fondo. Era un policía o un diputado de algún tipo, y estaba de pie a un lado y hablando con una mujer, posiblemente un reportero. El fotógrafo había disparado justo cuando el hombre miró por encima del hombro hacia la cámara.
"Oh," la mayor dijo. "Es él. Él vino a mi casa después de la escuela antes de que mi madre llegara a casa. Él dijo que ella estaba en un accidente y tuve que ir con él al hospital, pero no llegamos allí".

La niña duende inclinó la cabeza. "Yo estaba en una fiesta y traté de caminar a casa por mí misma, porque Cindy Crane vomitó. Entonces yo no me sentía bien, así que me fui. Pero me perdí. Él dijo que iba a ayudarme a encontrar a mi madre. "Cuando ella me miró con esos enormes ojos verdes, mi corazón se contrajo. "Él era muy agradable al principio."

Cerré mis ojos. Simplemente no lo entendía. ¿Por qué había tanta maldad en el mundo? ¿Qué habían hecho estas preciosas chicas para merecer un destino tan horrible? Yo no podía dejar de pensar en mi propia hija, de lo que tendría que hacer frente. A lo que tendría que enfrentarse. No era un pensamiento agradable.
Obligándome a mantener la calma, tomé una respiración profunda, luego continué. "¿Sabes acerca de las personas que murieron aquí? Ellos vinieron para un campamento de verano, cuando fueron atacados. "
El niña duende señaló hacia la cabina. "Allí. Ellos murieron allí ".
"¿Sabes por quién?", Le pregunté.
Señaló a la imagen de nuevo. Al diputado.
"Él trajo a Vanessa aquí", dijo la mayor. "Ellos lo vieron."
Ah, lo habían capturado enterrando a una de sus víctimas, por lo que los mató a todos. "¿Sabes dónde estás enterrada?"
"Por supuesto", dijo la niña duende. Señaló a la línea de los árboles que rodeaban el retiro. "Estamos allí por esa gran roca."
Por lo menos podía decirle a  Kit dónde buscar. Ella, por supuesto, cuestionaría todo lo que dijera, pero ella sabía lo suficiente acerca de mí para seguir adelante de todos modos. Cada una de estas chicas merecían un entierro apropiado, y sus familias merecían un cierre.

"A excepción de Lydia," dijo la mayor.

Hojeé el archivo de nuevo. "Lydia Weeks?" Pregunté, escudriñando las notas. "La niña del campamento? Nunca la encontraron. "Las miré a ellas.
"Sí, él se la llevó a otro lugar. Ella no está con nosotros. Ella se pega a los árboles en su mayoría ".
Apuntó en la dirección opuesta, a la muchacha de los pantalones cortos de color turquesa. "Esa es ella?", Le pregunté, de pie.
"Es ella."
Me incliné hacia las niñas. "Voy a estar de vuelta, ¿de acuerdo?"
Ellos asintieron antes de tratar de atrapar partículas de luz otra vez, como motas de polvo en el sol.
Aunque Jessica parecía totalmente angustiada, le pedí un favor. "¿Te importaría verlas hasta que esté de vuelva?"
"¿Qué? ¿Yo? "Ella actuaba como si le hubiera pedido afeitarse la cabeza. "Yo-yo no puedo- Quiero decir, no sé nada sobre niños."

Le guiñé un ojo. "Bienvenida al club."

Antes de dirigirme hacia Lydia, eché un vistazo a las cabañas. Kit le estaba explicando algo a Reyes en frente de la casa principal, de espaldas a mí. Aceptando eso como mi entrada, me quité un sprint muerto, apenas agarrando la mirada en el rostro de Reyes mientras ponía aún más distancia entre nosotros.
Lydia se hundió más en las sombras mientras me acercaba. A los once, era en realidad un poco mayor que las otras chicas de la zona. Sus cejas formaron una línea dura. Parecía ser parte asiática con oscuros, almendrados ojos y pelo negro y lacio que colgaba de sus hombros.
Reduje la velocidad hacia ella, temiendo que desapareciera antes de que pudiera preguntarle nada. "Hola, Lydia," le dije. Mis pulmones luchando y el corazón acelerado, pegué mi mejor sonrisa y me puse de puntillas más cerca. "Soy Charley."
Sin pronunciar una palabra, se quitó en la dirección opuesta.

"Maravilloso", le dije, agachándome pasando una rama y corriendo tras ella. "Soy muy mala en las escondidas. Siempre estaba allí. "Mi respiración se produjo en ráfagas rápidas y poco profundas cuando me tropecé en una hoja o algo así. "Pensé en cambiar mi nombre a esa, cuando yo era una niña para que jugar al escondite fuera más irónico."

Zigzagueó pasando un tronco para mi beneficio, luego esquivó un árbol caído en un salto grácil. Yo, sin embargo, no lo hice. Después de raspar mis espinillas en la corteza gruesa, escalé el obstáculo en su lugar, abrazando y resoplando mientras saltaba sobre el otro lado. Antes de que pudiera despotricar mucho más, alcancé a Lydia.
Ella había dejado de correr y estaba mirando el suelo. Luché para obtener oxígeno a mis glóbulos rojos cuando me tropecé hacia adelante. Cuando me acerqué, me di cuenta de que había una clara impresión en la tierra. Las hojas y los escombros se habían acumulado, pero en el borde de lo que parecía una tumba poco profunda estaban los restos de una pequeña, mano esquelética.
"Lo siento mucho, Lydia," dije entre jadeos.

"Yo quería que vieras."
Me arrodillé y envolví mis dedos alrededor de los huesos de las suya antes de mirar hacia ella. "Me aseguraré de que te encuentren."

Ella asintió con la cabeza, las lágrimas amenazando con desbordarse de sus pestañas.

Quería decirle que podía cruzar a través de mí, que podía estar con sus padres que habían muerto esa noche, pero un gruñido, bajo y gutural, me llamó la atención. Alarma corrió por mi espalda y mi piel mientras mi mirada se precipitó desde una sombra a otra. "¿Es un oso?", Le pregunté. "Espero que no sea un oso."
La expresión de Lydia había cambiado. Ella me miró con preocupación. "No debería haberte traído aquí. Lo siento. Yo sólo quería que vieras ".
Me puse de pie. "Lo sé, cariño. Está bien ".
"No, no lo esta. Fue egoísta de mi parte. "Ella bajó la cabeza.
"No, en absoluto", le dije, mi voz severa.

Su boca formó un bello puchero, ella susurró, "Deberías saber, que ellos fueron convocados."

Puse una mano en su brazo y me incliné más cerca. "¿Quién, cariño? ¿Quién fue convocado? "
Ella lanzó una mirada preocupada sobre su hombro. "Los monstruos." El gruñido se hizo más fuerte mientras hablaba. "Ellos fueron convocados. Los doce de ellos ".
Me calmé, mis pensamientos se engancharon en la palabra doce. Me enderecé y di la vuelta, en busca de los perros del infierno, las bestias que habían escapado de la condenación eterna para retozar en la tierra. Y rasgarme miembro por miembro.
Antes de que pudiera hacer más preguntas, me susurró una vez más. Sus palabras se cerraron a mi alrededor como un humo oscuro, etéreo cuando ella dijo, "Deberías correr."
Me puedes mandar el 7º en ingles a mi mail?? crisis_89@hotmail.com
Gracias

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por anto0612 el Vie Dic 19, 2014 11:32 am

gracias!

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por camispain88 el Sáb Dic 27, 2014 1:50 pm

Lo adoré! Ya quiero leer el 8

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por natycat563 el Lun Dic 29, 2014 1:22 pm

amé tanto, tanto este libro!!!


I love you NaThi I love you
natycat563
Edad : 26
Localización : Quito, Ecuador

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Lun Dic 29, 2014 9:41 pm

graciasss

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Invitado el Lun Ene 26, 2015 4:50 pm

Hola!!! Esta saga es definitivamente mi favorita, adoro a Charley y a Reyes... (mas a Reyer jijijij) .
Alguien sabra para cuando iniciaran la traduccion del libro 8??????

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por celeste besteiro el Dom Feb 08, 2015 5:13 pm

ya tengo los 7, saben cuantos van a ser?
celeste besteiro
Edad : 43

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por aesmaldone el Jue Mar 26, 2015 6:39 am

Podría ser, aveces se necesita una cambio


aesmaldone
Edad : 34

Volver arriba Ir abajo

Re: Seventh Grave and no body - 07 Charley Davidson (Novedad Literaria)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 10:01 am

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.